En este momento estás viendo Cómo calcular el Aporte de Carbono en Forrajeras 

Cómo calcular el Aporte de Carbono en Forrajeras 

La materia orgánica del suelo constituye el mayor reservorio de carbono en los ecosistemas terrestres, duplicando el de la biota (vegetación y animales) y el contenido en la atmósfera (figura 1). Conocer la dinámica del carbono orgánico tiene implicaciones, no sólo para la fertilidad del suelo, sino también como estrategia para impulsar el secuestro de carbono. 

Fuente: Adaptado de IPCC 2014. 

 

En los agroecosistemas, el ingreso de carbono al suelo depende de la proporción de la productividad vegetal que permanece en él una vez que el cultivo ha sido cosechado (figura 2). Esta información es fundamental para realizar el balance de carbono en el suelo. 

La inclusión de pasturas perennes es una de las prácticas de manejo más recomendadas para secuestrar carbono atmosférico en la materia orgánica. Por lo general, existe un alto consenso respecto a su capacidad para almacenar carbono en el suelo, gracias a la mayor cantidad de raíces que presentan y a su capacidad para fijar el nutriente durante la mayor parte del año, en comparación con los cultivos anuales. Sin embargo, experiencias recientes desarrolladas en la región pampeana muestran resultados contrastantes en los niveles de materia orgánica según el tipo de pastura. A su vez, la rotación y el nivel de fertilización también tienen efectos sobre el ingreso de carbono en el suelo. 

 

ENLACE PARA DESCARGAR LA PLANILLA:
Herramienta para el cálculo del aporte de carbono en forrajeras 

Esta herramienta permite evaluar el impacto de la rotación en sistemas ganaderos sobre las propiedades del suelo, especialmente, su efecto sobre la materia orgánica. 

A partir de metodologías reconocidas internacionalmente y de bibliografía local se desarrolló esta aplicación que permite calcular el ingreso anual de carbono de distintos cultivos forrajeros ante diferentes condiciones de manejo, y el aporte total de la rotación. De esta manera, es posible simular distintos escenarios de rotaciones y manejos para estimar el aporte de carbono al suelo. 

 

Metodología de cálculo 

La herramienta desarrollada calcula las entradas de carbono a partir de la metodología propuesta por Bolinder et al. (2007). En forma breve, este modelo permite calcular el aporte de carbono a partir de datos de rendimiento o productividad primaria neta aérea y de parámetros específicos de índice de cosecha, partición a raíces y exudados. La metodología de cálculo se explica en detalle en Berhongaray & Álvarez (2020). 

 

Datos de carga 

La planilla exige el ingreso de datos mínimos del sistema de producción, de los cultivos y de las producciones. A continuación, se detalla la información necesaria. 

 

Tipo de producción 

La herramienta permite estimar aportes para dos tipos de producción ganaderos: de leche y de carne. La opción elegida tiene impacto sobre la distribución de las excretas. En el tambo, el ganado permanece un 20% del tiempo en caminos, corrales de espera y en la sala de ordeñe. Eso debe ser descontado del aporte de carbono de las excretas. 

 

Sistema de producción 

El sistema productivo puede ser pastoril o en confinamiento. Esta elección define si las excretas de los animales tendrán lugar en el campo o no. Si la hacienda está confinada se asume que el aporte de excretas es nulo.

 

Superficie 

Superficie total del establecimiento destinada a la producción. 

 

Carga animal 

Número de cabezas por hectárea. Este valor permite estimar las excretas derivadas de la suplementación. Además, puede utilizarse para estimar la eficiencia de cosecha (ver más abajo). 

 

Suplementación 

Cantidad de alimento de suplementación (kg de MS/cab/día). Incluye silo, concentrados, fibra, etcétera. 

 

Lugar 

Se refiere al sitio donde se realiza la suplementación. Esto tiene impacto en el aporte de las excretas. Si se efectúa a campo, se supone que las excretas se producirán en los lotes. Si se suplementa en un encierre, tendrán lugar en el corral. 

 

Recursos forrajeros 

La herramienta fue diseñada para calcular el aporte de carbono promedio del establecimiento o de la rotación, comenzando por la contribución de cada cultivo. En este punto, es posible elegir entre distintos recursos forrajeros anuales y perennes. Cada cual tiene su propio índice de partición de biomasa a raíces y de aportes de carbono en el suelo a través de exudados y reciclaje de raíces. Los detalles se encuentran en Berhongaray & Álvarez (2020). A continuación, algunas aclaraciones respecto a cada recurso. 

Pasturas 

Por pasturas se hace referencia a los recursos forrajeros perennes cultivados. Entre ellos, se identifican tres posibilidades: 

  • Leguminosa: utiliza parámetros de pasturas sobre la base de alfalfa. 
  • Gramínea: utiliza parámetros de pasturas sobre la base de gramíneas. 
  • Consociada: refiere a la consociación de pasturas de alfalfa y gramíneas. 

Además, cuando se habla de pasturas es necesario definir su estado. Es decir, si se encuentran en implantación, en producción o en su último año de producción. 

Pastizales 

Esta categoría incluye a los pastizales perenes no cultivados, naturales, bajos, etcétera, que no ingresan en la rotación con los recursos forrajeros cultivados. 

Silo de maíz 

Esta categoría representa el cultivo de maíz con destino a silo, donde el 95% de la biomasa es cosechado. Estos porcentajes pueden ser modificados. 

Gramínea de invierno anual

Esta categoría se refiere a los verdeos de invierno. 

 

Superficie

Área ocupada por cada recurso. En los casos en que hay doble cultivo (por ejemplo, verdeo de invierno y maíz para silo), la superficie cultivada puede ser mayor que la del establecimiento. 

 

Producción aérea 

La productividad primaria neta aérea de los recursos forrajeros es dato de entrada. Este valor es obtenido a partir de las mediciones o estimaciones realizadas por cada establecimiento. A modo de referencia, se pueden utilizar las producciones del Tablero de Seguimiento Forrajero. De manera inversa, también pueden obtenerse a partir del consumo de pasto, utilizando el valor de eficiencia de cosecha.

 

Eficiencia de cosecha 

La eficiencia de cosecha refiere a la proporción de la producción aérea que es cosechada por el animal o por la maquinaria. Este parámetro varía según la carga y el manejo, y puede ser ajustado. Como referencia, puede utilizarse un valor de 0,65 para el caso de pasturas cultivadas; 0,75 para verdeos y 0,50 para pastizales templados y tropicales. En el caso del pastoreo mecánico, la eficiencia de cosecha suele ser mayor (85 a 90%). 

 

Pasto cosechado 

Este valor surge de multiplicar la producción aérea por la eficiencia de cosecha. 

 

Digestibilidad

Este concepto hace referencia a la digestibilidad de la materia seca consumida. En los sistemas de pastoreo, este valor es necesario para todos los recursos forrajeros, excepto maíz para silo. Este dato se utiliza para calcular la cantidad de materia seca consumida que es excretada por los animales.

 

𝐸𝑥𝑐𝑟𝑒𝑡𝑎𝑠 = 𝐶𝑜𝑛𝑠𝑢𝑚𝑜 ∗ (1 − 𝐷𝑖𝑔𝑒𝑠𝑡𝑖𝑏𝑖𝑙𝑖𝑑𝑎𝑑)

 

Siempre es preferible utilizar valores propios. A modo de referencia, puede utilizarse 0,70 para pasturas cultivadas, verdeos y pastizales templados, y 0,60 en el caso de pastizales tropicales. 

 

Salidas de la herramienta 

La herramienta está pensada para brindar información respecto del aporte de carbono de toda la rotación. En primer lugar, presenta en forma gráfica la contribución de cada uno de los recursos forrajeros en kilos de carbono por hectárea (figura 4). 

 

El gráfico 5 muestra el aporte promedio por hectárea de la rotación. 

 

¿Cómo se utiliza la información? 

La información generada por esta herramienta permite diseñar rotaciones en función del aporte de carbono que cada recurso efectúa al suelo, e identificar las fuentes de ese aporte. Estos datos son necesarios para efectuar los balances de carbono. 

Nota: BERHONGARAY-Herramienta-para-calcular-el-aporte-de-C.pdf (crea.org.ar)